La tecnología que quiere revolucionar los transportes al posibilitar viajes de cientos de kilómetros en pocos minutos. Y no se trata de ciencia ficción

Carlos Eduardo Valim, especial para a LogicalisNow

FacebookTwitterLinkedIn

Su nombre de nacimiento era Gabriele, pero el italiano Bibop Gresta decidió adoptar un nuevo nombre en la juventud, cuando se hizo conocido en su país como rapero y presentador de MTV. Después, descubrió su vocación para los negocios, pero mantuvo el nombre artístico. Así, Bibop fundó empresas, como la incubadora Digital Magics, que originó más de 70 start-ups, y se convirtió en el director más joven de Telecom Italia.

Ahora, quiere revolucionar los transportes en todo el mundo. El plan es transportar a las personas en cápsulas. La idea no es nueva – ya se vio en una película de James Bond y en dibujos animados de Los Supersónicos. Mucho tiempo antes, a principios del siglo 20, cuando los automóviles y subtes eran una novedad, este tipo de transporte llegó a ser considerado como un método de locomoción del (en ese entonces) futuro. El padre de la cohetería moderna, Robert Goddard, también investigó la tecnología.

Recientemente, el concepto ganó vida nueva. En el 2013, el emprendedor Elon Musk – entusiasta de los coches eléctricos, de las baterías para reemplazar la energía eléctrica distribuida en las residencias, y de los viajes espaciales, a través de sus empresas Tesla, SolarCity y SpaceX – escribió un estudio sobre el tema. Musk quería evitar que California invirtiera 68 mil millones de dólares en un proyecto de trenes de alta velocidad, siendo que, para él, los tubos de vacío con cápsulas podrían llevar a alrededor de 30 personas a la vez, en 36 minutos, de Los Ángeles a San Francisco, con un proyecto de 6 mil millones.

Como ya estaba dedicado a otras cuestiones, compartió sus conclusiones sobre la tecnología, a la que llamó Hyperloop, para que otros empresarios la pudieran desarrollar. Uno de ellos fue el científico alemán Dirk Ahlborn, que invitó a Bibop Gresta a crear Hyperloop Transportation Technologies. El italiano se convirtió en el embajador de ese concepto y defiende la revolución que esa tecnología puede crear. En la edición de 2018 del Foro Económico Mundial, la empresa fue considerada una pionera de la tecnología.

“En el futuro, desplazarse será agradable, accesible y sostenible.”

LogicalisNow – ¿Cuándo conoció la tecnología Hyperloop?

Bibop Gresta – Como a muchos, me impactó inmediatamente el white paper original de SpaceX, cuando se publicó hace cinco años. No mucho tiempo después, encontré a mi aliado de negocios durante las etapas iniciales de la formación de lo que se convertiría en Hyperloop Transportation Technologies. Después de hacer due diligence de la empresa y de la tecnología, supe que quería trabajar con el tema, porque me quedó claro que es algo que va a cambiar las reglas de la movilidad.

LN – ¿Cómo planea ayudar a desarrollar este campo?

BG – Tengo muchos años de experiencia trabajando con start-ups de tecnología, tanto en Europa como en Estados Unidos, pero Hyperloop es un campo completamente nuevo. Hasta este momento, no existen “expertos en Hyperloop”. Sin embargo, como estamos viendo, hay algunas personas interesadas en combinar sus experiencias, y estos esfuerzos pueden quebrar la barrera de la ausencia de expertos y abrir nuevos caminos.

LN – ¿Qué tan diferentes serán los transportes en el futuro?

BG – Actualmente, los medios de transporte son terribles. Causan estrés y son caros y nocivos para el medio ambiente. Tenemos una visión de futuro en la cual el transporte será una parte imperceptible de nuestras vidas. Como resultado, en el futuro, desplazarse será agradable, accesible y sostenible.

LN – ¿Esa revolución se acerca?

BG – En varios aspectos, ya llegó. Hay empresas, como Uber, Lyft, Tesla y otras, que están transformando el mundo con vehículos compartidos y coches autónomos. Son cosas que parecían estar en un futuro lejano hace cinco o diez años.


LN – ¿Qué formas de transporte se pueden reemplazar con las cápsulas? ¿Servirá más para viajes cortos o largos?

BG – Hyperloop será una alternativa más atractiva con relación a otros medios, no solo por su velocidad, sino por su eficiencia. Dentro de poco, podremos viajar dentro de las ciudades y entre ciudades. Creo que servirá para distancias cortas y largas.

LN – ¿Cuál es la propuesta de inversión y de retorno para el desarrollo de la tecnología?

BG – El costo de construcción y mantenimiento del sistema es una fracción de lo que cuestan otras alternativas, como las vías del tren. Por eso, Hyperloop puede ser rentable dentro de 10 años de operación. Estamos estudiando modelos de monetización diferentes para asegurar que el transporte sea asequible para todos.

LN – Esta tecnología se viene estudiando desde hace muchos años. ¿Por qué no avanzó hasta ahora?

BG – Hubo muchos intentos de crear tubos para viajar a lo largo de los siglos, desde los años 1800, pero solamente en los últimos años hemos visto el desarrollo de cosas como nuestro sistema de levitación magnética patentado, avances en las baterías y bombas de vacío más eficientes. O sea, el sistema completo está listo y se justifica económicamente.

LN – ¿Cuáles serán los principales obstáculos para que la tecnología funcione?

BG – Las principales complicaciones serán el sistema legal y regulador, pero tomamos el primer gran paso para solucionarlas. Recientemente, anunciamos que nuestro sistema será certificado para los estándares más altos de seguridad y será completamente asegurado. 


LN – ¿Qué países pueden avanzar más rápidamente?

BG – Notamos interés de muchos países, especialmente de China, los Emiratos Árabes Unidos y Ucrania, con quien ya firmamos acuerdos comerciales y vamos a empezar la construcción. Los políticos, al igual que gran parte de las personas, son curiosos y un poco escépticos, hasta que les mostramos el sistema que nuestros ingenieros armaron y las oportunidades económicas de acuerdo con estudios de viabilidad.

LN – ¿Y en Brasil?

BG – Hay una gran oportunidad para Hyperloop aquí. En Brasil tenemos nuestro centro global de logística, donde creamos soluciones que se pueden aprovechar en todo el planeta. Además, el sistema de transporte cambiaría el país. Imagínense poder ir de Río de Janeiro a San Pablo en pocos minutos, en lugar de horas.

LN – ¿Cómo cambiará el capitalismo del siglo XXI con tantas innovaciones?

BG – Como notamos a lo largo de la historia, grandes cambios en la movilidad vienen acompañados de grandes cambios en la sociedad, tanto en términos individuales como en el nivel económico. Piensen en un desplazamiento entre Brasilia y Río de Janeiro en menos tiempo que lo que uno pasa desayunando, o imagínense ir a visitar a un amigo en Curitiba, saliendo de San Pablo, simplemente para cenar. Cuando las ciudades estén cerca, como si fueran diferentes barrios, las personas tendrán la libertad de elegir dónde vivir, trabajar y viajar.