"Una clase de optimismo"

Carlos Eduardo Valim, especial para LogicalisNow

FacebookTwitterLinkedIn

Desde su creación, en el 2009, Singularity University se ha convertido en la gran novedad en estudios sobre innovación en el Silicon Valley. Fundada por la mente de los inventores y científicos neoyorquinos Peter Diamandis y Ray Kurzweil, la escuela defiende el optimismo con relación al futuro. Para ella, dentro de pocos años, algunos de los principales obstáculos de la humanidad desaparecerán, como el costo de la energía eléctrica y cuestiones relacionadas a la salud y los transportes. Atraídos por estas ideas y por las oportunidades de negocios para los que sean pioneros, miles de emprendedores y ejecutivos de todo el mundo llegaron al campus de Singularity, que queda dentro del centro de investigación de Nasa, en California. Sin embargo, además de norteamericanos, la escuela de innovación ha atraído principalmente a los brasileños. Como resultado, Singularity abrirá un campus en San Pablo a principios de 2020. Thomas Kriese, vicepresidente de la institución, estuvo en San Pablo en septiembre y habló de cómo será la unidad local, además de comentar sobre los conceptos que guían su visión de futuro.

“Según estadísticas del Boston Consulting Group, el 72% de los brasileños se iría del país si tuviera los recursos necesarios para esto. Es un gran problema”

LogicalisNow – ¿POR QUÉ SINGULARITY DECIDIÓ VENIR A BRASIL?

Thomas Kriese – Más de mil brasileños ya estuvieron en el Silicon Valley estudiando en Singularity desde que comenzamos a operar, en el 2009. Llegó un momento en el que tuvimos que limitar el número de brasileños en las clases, porque cuando le pedíamos feedback a los alumnos sobre el curso muchos decían que les gustaba el contenido, pero que se sentían en Brasil.

LN – ¿ERA UN OBSTÁCULO?

Thomas Kriese – Había mucha gente hablando portugués en las clases. Los alumnos esperaban más diversidad. Fue una señal de que necesitábamos traer Singularity a Brasil. Pero existen otras razones para eso. Según estadísticas del Boston Consulting Group, el 72% de los brasileños se iría del país si tuviera los recursos necesarios para esto.

Es un gran problema, porque las personas que quieren irse no son las que están sufriendo. Son las más preparadas, las que tienen capacidad para ser exitosas en otros lugares. Por eso, queremos traer ideas para incentivarlas a creer en el futuro aquí en Brasil. Estamos preparando una alianza con HSM (empresa del grupo Ânima Educação) para actuar aquí.

LN – EL COSTO DE ESTUDIAR EN SINGULARITY VA A SER MÁS BAJO CON LAS CLASES EN SAN PABLO. LOS CURSOS EN CALIFORNIA LLEGAN A COSTAR MÁS DE 20 MIL DÓLARES, INCLUYENDO PASAJES AÉREOS Y ALIMENTACIÓN. ¿ESO VA A ATRAER MÁS ALUMNOS LOCALES?

Thomas Kriese – Creo que vamos a crecer exponencialmente. Si no llegamos a 16 mil personas, me preguntaré por qué lo hicimos. Si ponemos a disposición el contenido en portugués y creamos cursos en línea, sabemos que podemos llegar no solo al nivel superior, sino también al nivel medio de gestión de las empresas – o sea, de 10 mil a 15 mil personas. Y podemos llegar a los emprendedores.

LN – ¿QUÉ GENERA TANTO INTERÉS EN LA ESCUELA?

Thomas Kriese – Nosotros educamos, inspiramos y motivamos a los líderes en tecnologías exponenciales, como inteligencia artificial, biología digital, machine learning, robótica, etc. El objetivo es solucionar los mayores problemas del mundo. Les enseñamos a tener un pensamiento exponencial, porque el ritmo de los cambios en el mundo hoy es el más lento de aquí en adelante. Conocemos el poder de la tecnología para solucionar problemas. Queremos cambiarles su mindset para el futuro. Transformar la sensación de miedo en un sentido de oportunidades. Peter Diamandis, fundador de Singularity, dice que si uno quiere ser multimillonario debe resolver el problema de mil millones de personas. Hoy, a través de la tecnología y de la innovación, tenemos la oportunidad de obtener lo mismo que una nación o un estado, pero con una corporación. Lo que antes requería una empresa de miles de personas para llegar a una solución, ahora puede hacerse por algunas personas en un garaje. Parte de mi trabajo es aumentar nuestra presencia mundial, y eso está relacionado con ver muchas de estas innovaciones en el mundo. El Silicon Valley ya no tiene la exclusividad en todo eso. El Valley puede innovar y entregar pizza usando drones, pero veo alrededor del mundo que las personas usan tecnologías que afectan el mundo real.

LN – ¿QUÉ PAÍSES SON RIVALES Y DISPUTAN CON EL SILICON VALLEY LA PRIMACÍA EN TÉRMINOS DE INNOVACIÓN? ¿CHINA E ISRAEL?

TK – Muchos lugares, no solo esos dos países. Vemos lo que está pasando en Sudáfrica, en la Unión Europea, en Canadá y en Australia.

LN – ¿CUÁL SERÍA UN BUEN EJEMPLO DE TECNOLOGÍA DE AVANCE EXPONENCIAL QUE PUEDE TENER GRAN IMPACTO?

TK – Algo que me encanta con relación al futuro abundante que prevemos tiene que ver con la energía. Sabemos que la energía solar está disminuyendo el costo por kilovatio/hora. Ya llegamos a US$ 0,02 por kw/h. En Brasil, dentro de poco será menos de US$ 0,01. Por eso, va a ser más caro medir y cobrar la energía que generarla. Cuando llegue ese momento, la energía será básicamente gratis. Sabemos que los lugares con más sol en el mundo son los más pobres. Si la energía fuera gratis, podemos pensar cómo eso impactaría las cosas que hacemos hoy y que usan mucha electricidad. Un ejemplo sería el proceso de purificar agua. Podremos tener agua limpia para todos. El impacto es que el 50% de las enfermedades del mundo va a desaparecer, porque se trata de enfermedades causadas por agua sucia. Eso no está tan lejos en el futuro.

Está a nuestro alcance. Seguramente pasará en el curso de nuestras vidas. El tema es, ¿cómo puedo preparar mi negocio para un mundo sin costo de energía? Eso es muy interesante en nuestro programa. Nuestros intentos de hacer algo serán siempre mejores. La primera vez siempre es la peor, pero después se vuelve menos costoso y más rápido.

“Creo que vamos a crecer exponencialmente. Si no llegamos a 16 mil personas, me preguntaré por qué lo hicimos.”

LN – ¿CUÁLES SERÁN LAS ÁREAS DE ESTUDIO EN BRASIL?

TK – Vamos a enfocarnos en ocho áreas para la currícula. HSM y Singularity han descubierto cuatro áreas en las que Brasil está por detrás de los países desarrollados: salud, educación, seguridad pública e infraestructura. Al mismo tiempo, tenemos cuatro áreas en las que Brasil puede liderar el mundo: agricultura, energía, medio ambiente y servicios financieros.

LN – ¿CÓMO SERÁ EL CAMPUS?

TK – Será un espacio de 3 mil a 5 mil metros cuadrados en San Pablo. Estamos invitando escuelas de programación, de design thinking y de mindfulness para que establezcan una base en el campus. También invitamos a las empresas a apoyar las áreas de estudio, además de participar de corporate ventures y de startups. Pero el trabajo no se limitará solo a un lugar. El campus brasileño formará parte de un ecosistema global.

LN – QUÉ PAÍSES FORMAN PARTE DE LA RED?

TK – Brasil es el octavo país aliado. Además de estar presentes en el Silicon Valley, tenemos unidades y profesores en Copenhague, Ámsterdam, Johannesburgo, Lisboa, Milán, Toronto y Sídney. La sede en California no es el hub, sino un eslabón de la red. Eso es sumamente importante, porque el objetivo es la descentralización.

LN – ¿CÓMO LA ESCUELA PUEDE AYUDAR A BRASIL?

TK – Cuando veo imágenes de Brasil en Estados Unidos, suelen ser sobre los incendios en Amazonia, sobre el virus Zika, todas cosas negativas. Estoy aquí y sé que el país no es solo eso. Queremos presentar datos mejores y más brillantes de Brasil y mostrar las innovaciones, el espíritu emprendedor y la disrupción que están ocurriendo aquí.

LN – USTEDES BUSCAN EL MAYOR IMPACTO POSIBLE EN EL MUNDO. ¿DE QUÉ MANERA PIENSAN CAMBIAR LAS COSAS?

TK – Algo que nos diferencia es que presentamos una visión optimista del futuro, sin pedirle perdón a nadie. Ignoramos las noticias y vemos las tendencias a lo largo del tiempo. Hoy en el mundo hay menos personas en la línea de pobreza o padeciendo hambre.

LN – EN LA ACTUALIDAD, LAS PERSONAS PARECEN MUY PREOCUPADAS CON EL FUTURO. ¿ESO TIENE QUE VER CON EL HECHO DE QUE ESTAMOS EN UN MOMENTO DE TRANSICIÓN DE LOS SECTORES Y TRABAJOS TRADICIONALES?

TK – Creo que sí. En Brasil aprendí una frase absolutamente brillante de Eduardo Galeano, el escritor uruguayo: el mundo es una confusión, pero está embarazado y tiene otro mundo dentro de la barriga. Un nuevo mundo que es más justo, abundante y diverso. Tenemos la responsabilidad de hacer el prenatal de este embarazo para asegurarnos de que el nuevo mundo nazca. Lo mejor que podemos hacer es enseñarles a las personas a estar cómodas con los cambios, porque van a ser cada vez más rápidos. Podemos desear que las cosas sean distintas, pero no lo son. El miedo a los errores y a la repercusión externa al intentar algo nuevo es lo que hace que se queden en el status quo o vuelvan a un tiempo en el que los cambios no eran tan rápidos. Pero creo que las personas han olvidado cómo era duro el mundo en el pasado. Las tendencias muestran que las cosas están mejorando.